Empleéate a fondo: Blog del programa Por Talento

Empléate a fondo
Blog del Programa Por Talento
Logo FSC Inserta

Cuando los datos salvan vidas

Talentum|20/10/2020 10:32

0 comentarios

Datos estadísticosLos datos y la información mejoran la vida de las personas, según Naciones Unidas, por lo que la estadística, día que se celebra hoy en todo el mundo, es una herramienta clave y estratégica. ?Lo que no se mide no se puede mejorar?, apotegma derivado de aquel otro que rezaba ?lo que no se define no se puede medir?, que enunció el físico matemático William Thomson Kelvin, refleja de forma reveladora la necesidad de contar con datos e información para planificar y definir estrategias solventes que den cobertura a las necesidades sociales.

La población con discapacidad ha vivido durante muchos años excluida de las estadísticas, lo que ha dificultado su plena integración.

La historia de la estadística viene de muy atrás y nace en torno a la generación de los antiguos censos (se habla incluso de registros datados 1700 años antes de Cristo), que facilitasen la recolección de impuestos, conocer el volumen de población susceptible de unirse al ejercito etc... En definitiva, contar con información que facilitara la organización y planificación de la comunidad.

En España la historia de nuestros censos arranca en los siglos XVI y XVII, los llamados Vecindarios, aunque los modernos datan de 1768, promovidos por el Conde de Aranda. Si bien la estadística nace con los censos, el término que conocemos actualmente fue establecido en realidad en 1749 por Gottfried Achenwall, que la concibió como herramienta para recopilar diversos y variados datos del Estado, incluyendo la analítica que se efectuaba con ellos (aritmética política). Con esta visión ampliada su campo de actuación se ensancho hasta alcanzar prácticamente todos los ámbitos, tal y como a día de hoy la conocemos.

En este largo recorrido, las personas con discapacidad aún permanecen ausentes. Son muchos los países que hace tiempo que incorporaron en sus censos nacionales la variable discapacidad, pero en España carecemos de dicha información que ayudaría notablemente a profundizar en el conocimiento de la realidad sociolaboral del colectivo. Afortunadamente, en estadística ?no todo son censos? y podemos nutrirnos de otras fuentes de información que nos acercan a un segmento poblacional formado por 3,8 millones de personas (dato de 2008).

En España, la discapacidad aparece por primera vez en una macroencuesta nacional en 1986, la Encuesta sobre Discapacidades, Deficiencias y Minusvalías (EDDM). Tuvieron que pasar más de diez años, hasta 1999, para contar con la segunda versión con la Encuesta sobre Discapacidades, Deficiencias y Estado de Salud (EDDS), la última actualización llegó en 2008 con la Encuestas de Discapacidad, Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia (EDAD) y en estos momentos ya está en marcha la cuarta versión de estas características que el próximo año si nada lo impide verá la luz.

Resulta obvio que

Una de cada tres personas con discapacidad vive en riesgo de pobreza y/o exclusión social

Talentum|19/10/2020 8:49

0 comentarios

Hogar en pobrezaUna de cada tres personas con discapacidad está en riesgo de pobreza o exclusión social (el 32,5%) más de siete puntos por encima de los datos de población general y con una trayectoria de escasa recuperación a lo largo de los años. Dicho de otro modo, una de cada tres personas con discapacidad ha de afrontar importantes carencias que condicionan una calidad de vida digna y solvente. Hablamos de 2,3 millones de personas cuyas necesidades básicas están descubiertas, según datos recogidos por el Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo de la Fundación ONCEEste enlace abre una nueva ventana (Odismet), cofinanciado por el Fondo Social Europeo.

El indicador AROPE, (Risk Of Poverty and/or Exclusion) de La Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, es en España uno de los más altos de Europa y aún continua en niveles superiores a los alcanzados en 2008. Actualmente el 25,3% de la población se encuentra en riesgo de pobreza o exclusión en nuestro país, un punto y medio superior a los datos de aquella crisis. Este indicador sirve para medir los niveles de desigualdad entre poblaciones y es un criterio técnico que se fija en el 60% de la mediana de los ingresos por hogar. No mide la pobreza en términos absolutos, sino cuantas personas tienen ingresos tan bajos que se encuentran en riesgo en relación al conjunto de población.

En 2019 el 20,7% de la población residente en España se encontraba en riesgo de pobreza mientras que en el caso de las personas con discapacidad el indicador se eleva hasta el 23,6%.

En definitiva, las personas con discapacidad perciben menores ingresos, ya que su salario es un 17,3% inferior y esta situación no está mejorando con los años. Los hombres con discapacidad cuentan con una tasa de riesgo de pobreza mayor (25,4% frente al 22,2% de las mujeres) circunstancia contraria a la que se produce entre la población general donde las mujeres salen peor paradas en este indicador, donde hay coincidencias es en la preocupante situación de los más jóvenes, para el caso de las personas con discapacidad de 16 a 29 años la tasa se dispara hasta el 42,1%.

Baja intensidad en el empleo

Otro de los componentes claves para construir el indicador AROPE (riesgo de pobreza) es la intensidad en el empleo, es decir, aquellas personas que viven en hogares en los que sus miembros, en edad laboral, apenas han logrado trabajar un 20% de su tiempo posible de trabajo.

Las diferencias en este indicador también son claras
Blog del Programa portalento, FSC Inserta 2009